Lágrimas y Show

  • artesa
  • 5th Septiembre 2015

Recuerdo que el día era gris, nublado. Era un día de otoño. Un suave otoño mediterráneo al que desafiaban con descaro un grupo de ¨locos mesetarios” zambulléndose entre las olas mientras las nubes teñían de humedad la arena de aquella playa desierta. Después del baño vino el arroz y antes de volver al teatro un último paseo por la arena. Entonces aparecieron las lágrimas. Las lágrimas de Nina… las lágrimas del SHOCK.

Ha pasado un lustro largo desde aquel día de bolo en Gandía en el que Nina lloró. Todos nosotros, los teatreros, vivimos aquellos meses con angustia y miedo ¡Mucho miedo! Ese miedo que atenaza y que te deja en eso… en estado de SHOCK.

Nina y mis buenos amigos de Rayuela, Carlos y Jacinto, buscaron la fórmula para liberarse del miedo y al SHOCK lo combatieron con SHOW. Para este SHOW contra el SHOCK contaron con la complicidad de excelentes artistas y mejores compañeros. Compañeros de profesión. Compañeros de batallas. Amigos del alma.

Ayer estrenaban la cuarta entrega de esta particular lucha contra el miedo y por cuarta vez volvieron a sorprenderme, a divertirme, a emocionarme… a maravillarme. Al SHOW contra el SHOCK  lo han convertido en fiesta, en PARTY y yo añado: ¡La mejor PARTY de estas fiestas!

SHOCK and SHOW PARTY es un gran espectáculo, hecho con mucho talento, mucha profesionalidad y, sobre todo, mucho amor. Disfruté mucho: reí, bailé y me emocioné con la belleza de los números musicales y circenses o con la poética de los montajes audio visuales.

Hay gente que ve mucho teatro y eso sin duda te dota de criterio. Pero hay ciertas cosas que solo se pueden entender si has pasado por ellas, si las has sudado. En medio de esta brillante PARTY no podía dejar de visualizar el enorme trabajo realizado por esos compañeros para crear tanta belleza y, lo que más me llenaba de admiración, las circunstancias en las que lo habían tenido que sacar adelante. Me preguntaba ¿Cuanto amor se necesita para que se den estos milagros? ¿Cuanto amor se necesita para trabajar con tanta generosidad? ¿Cuanto amor es necesario para dar tanto a cambio de tan poco? Sí, sí ya sé que no hay nada comparable al calor de un aplauso o a la felicitación emocionada de un espectador ¡Qué mejor recompensa puede esperar un artista! Pero… ¿Por qué nos lo ponen tan difícil? ¿Por qué las tenemos que pasar tan “putas”? ¿Por qué la gestión de la belleza está en manos de mediocres? ¿Por qué los dioses de la belleza sobreviven en la cuerda floja de la inestabilidad? ¿Por qué los demonios de la mediocridad dirigen nuestro destino?

Esta gente, estos artistas, estos compañeros, se merecen mucho más que el reconocimiento impagable del público. Se merecen una vida más estable. Una vida sin la angustia del miedo. Una vida a salvo de SHOCKS. Una vida dedicada sin sobresaltos a darnos el mejor SHOW y la mejor PARTY.

Nada más, solo decir, a quienes me quieran escuchar, que es un delito perderse este espectáculo y que confío en que tengamos SHOW PARTY por muchos años. Eso sí… sin SHOCKS.

 

Carlos Tapia

Presidente de Artesa

 

 

 

 

Comments are closed.