RITA CLARA

()(Scroll)


La Compañía “Rita Clara” es una compañía de danza flamenca fundada  por la bailaora Rita Clara y el guitarrista Jesús Rodríguez. Sus espectáculos fusionan dramaturgia y coreografía de vanguardia sobre la base del clasicismo flamenco.




Sobre el espectáculo:


¿Quién no tiene problemas con la droga? Los tenemos todos: los que las consumen y los que no. ¿A quién no le inquieta el lado oscuro de ese mundo? A la luz, hay abstemios, consumidores, drogadictos y también víctimas. Y en el lado oscuro, hay productores, traficantes, mafiosos y mucho dinero negro.

  Hay chavales que no saben nada de eso o no lo quieren saber, pero la droga, aunque no lo quieran, puede cruzarse en su camino, como ocurre con otros chavales. Primero, los atrae; luego, alucinan; algunos, como otros mayores que ellos, cuando se quieren dar cuenta, ya son adictos; y después, no pocos se convierten en dependientes y quedan poseídos por la droga.

  Todos conocemos casos parecidos que acaban mal. En los dos últimos años han muerto por sobredosis más de mil personas en España: jóvenes, mayores, mujeres y hombres. Con la crisis, más muertes... Por el opio, las anfetas y los alucinógenos, pero también hay muertes por los ansiolíticos, los sedantes y el alcohol, y habría que añadir el tabaco, que mata tanto o más, aunque no aparezca en la lista.

  Los jóvenes ya están bastante machacados por la crisis, y algunos acaban destrozados por la droga. ¿Quién puede querer algo así para sus hijos? Todos tenemos problemas con la droga: de libertad, de seguridad, de justicia, de salud, de dinero... Por eso, hemos puesto en escena La Dama Blanca: una alegoría sobre la droga, en clave de danza flamenca, para todos los públicos, pero sobre todo, para los jóvenes.


  Sinopsis:


Seducido por una enigmática mujer, un bailarín adolescente danza a su paso y queda poseído:

"¡Ay, le di mi vida a una dama,

que yo no sabía quién era

aquella dama tan blanca!"

El primer abrazo y la novedad de lo prohibido; y luego, la danza de la Dama Blanca encadena al bailarín y le atormenta en sueños:

"¡Ay, que yo no lo sabía,

que su alma era tan negra

como la noche más fría!"

Al compás de la guitarra, el cante, la percusión y las palmas, la dama y el bailarín danzan el drama de la libertad y la esclavitud.